Trabajar la Inteligencia Espiritual en las aulas puede aportar muchos beneficios a los estudiantes. Trazaré a continuación algunas líneas básicas sobre qué es la Inteligencia Espiritual, qué competencias abarca y cuál es el reto a la hora de incluirla en el currículum escolar.

La Inteligencia Espiritual (IES) es un constructo que, poco a poco,  ha ido adquiriendo  relevancia  científica gracias al estudio multidimensional de la inteligencia. Mucha de esta significatividad se debe a la Teoría de las Inteligencias Múltiples, desarrollada por Howard Gardner en 1983. Cuando su modelo fue reconocido y aceptado internacionalmente, se atrevió a definir una novena inteligencia, la espiritual o existencial, y a demostrar que cumplía los criterios para ser considerada una de ellas; antes temió la desconfianza y el rechazo de sectores cientificistas u ortodoxos.

A partir de este momento, van apareciendo diversos estudios interesados en definir este concepto y delimitar sus competencias (Zohar y Marshall, 2000; King y DeCicco, 2009; Torralba, 2010; Jahani, 2010; Alonso,  2011;  Chaktoura,  2015; Villafranca, 2016; Sisk, 2019; Skr- zypinska, 2021). En las próximas líneas trataré de plantear las conclusiones a las que llegué en la investigación que llevé a cabo en La Inteligencia Espiritual:  Definición y Competencias. Un Instrumento de Evaluación de su Desempeño Competencial1.

DEFINICIÓN DE INTELIGENCIA ESPIRITUAL

 A partir de la revisión bibliográfica y las entrevistas realizadas en la investigación, podemos definir la Inteligencia Espiritual como la capacidad que:

Desarrolla la identidad a través de la INTEGRACIÓN creativa.

 Favorece actuaciones éticas con comprensión y compasión.

 TRASCIENDE los acontecimientos y realidades.

 Tiene una función ADAPTATIVA:

    • Afronta y resuelve problemas de significado y
    • Consigue
    • Encuentra sentido en la
    • Acepta la
    • Libera de
    • Genera paz, alegría, gratitud, perdón.
Tree Log

COMPETENCIAS DE LA INTELIGENCIA ESPITIRUAL

 Asimismo, a partir de las aportaciones más relevantes de los diferentes autores estudiados y de las coincidencias entre las personas entrevistadas en la investigación cualitativa y su  verificación  en la investigación cuantitativa del cuestionario, se determinaron las siguientes competencias: Consciencia, Perdón, Trascendencia, Amor-compasión, Sentido, Dolor-sufrimiento, Libertad, Gratitud y Efectos (serenidad, alegría, confianza, belleza). Estas últimas eran, para los participantes, las que confirmaban una auténtica vivencia espiritual. Con todas las aportaciones, se definieron y concretaron cada una de las competencias para evaluar y desarrollar la IES mediante programas aplicados en distintos ámbitos educativos, sociales o empresariales.

 

INCLUSIÓN DE LA INTELIGENCIA ESPIRITUAL EN EL SISTEMA EDUCATIVO

Ahora el sueño más atrevido puede ser la inclusión de la Inteligencia Espiritual y sus competencias en los diseños curriculares, en las leyes de educación. Como ya recogió P. González, en 2009, en la publicación de Escuelas Católicas Reflexiones en torno a la competencia espiritual: la dimensión espiritual y religiosa en el contexto de las Competencias Básicas Educativas, distintos países anglosajones como Gran Bretaña, Canadá o Australia han incorporado el desarrollo de esta inteligencia en sus sistemas educativos; así reconocen la importancia de estas competencias para una educación realmente más integral e integradora. Por tanto, un campo interesante de estudio podría ser el diseño de programas más efectivos para el cultivo y el desarrollo de cada una de las competencias espirituales como, por ejemplo, los programas elaborados por Sisk y Torrance en 2002, 2008 y 2019.

Ya hay iniciativas significativas en la formación y el desarrollo de la IES en el ejercicio del liderazgo en  organizaciones  religiosas y empresariales, responsabilidad social corporativa y modelos económicos sostenibles, especialmente, en contextos de vulnerabilidad (Wigglesworth, 2013; Villafranca, 2016).

Las competencias de esta inteligencia recogen lo esencial y común a toda experiencia espiritual y religiosa auténtica. Puede, por tanto, favorecer un diálogo ecuménico e interreligioso profundamente tolerante y crear redes y ámbitos de colaboración.

 

 

 

 


ANTONIA MARTÍN SÁNCHEZ
Psicóloga y profesora en el Centro Universitario
de Magisterio Escuni

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Diseño web Alicante

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies